Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 agosto 2006

Un dia muy largo…

– ¿Entonces? –

– ¿Entonces qué? Alan, llevame a mi casa. –

– No te voy a llevar. Al menos no lo hare haste que no me cuentes por qué te quieres ir asi… Hace 5 minutos estabas enamorada del local. –

– Y aún lo estoy, pero no quiero estar aqui en este momento. –

– ¿Y todo por ese tipo? Deja el drama!! No parecen cosas tuyas… –

– ¿Y qué quieres que haga? –

– Pues nada!! Ignoralo y ya. –

– Alan, por favor!! No insistas, no quiero estar aqui. –

– Pero si vas a estar. Si quieres subimos a la terraza, alla hablamos y me explicas. –

– Bueno, pero prometeme que si te cuento todo me llevas a mi casa despues. –

– Dale, si me cuentas hago lo que quieras. –

– Ok, entonces no perdamos tiempo.

– Ven. Es por aqui. –

– Estas escaleritas cansan… –

– Mejor, asi rebajas. –

– ¿Qué? ¿Me veo gorda? –

– No vale!! Era jugando. Si quieres nos ponemos en aquella mesa de alla. Es dificil que nos vean si se les ocurre subir. –

– Como digas. –

– Y bien, ¿me cuentas o que? –

– Te voy a contar, pero no quiero que te burles. –

– Tratare de contenerme. –

– Bien, ese tipo me gusta. –

– Lo supuse. Ese tipo te gusta, y….? –

– Y nada. Me gusta. Me gusta y me pone nerviosa. –

– ¿Eso es todo? –

– Si. ¿Que pensabas? –

– No se, crei que la historia tendria una introduccion divertida… O al menos una introduccion. –

– Bueh, hice lo que pude. Ahora llevame. –

– Seh seh. Ni sueñes. Te quedas aqui. Ya que no me quieres contar te aguantas… –

– Es que no hay nada mas… Ni siquiera lo conozco, en serio. –

– No puedo creer eso de ti. ¿Estas enamorada de un tipo que no conoces? –

– Un momento!! ¿Quien te dijo que yo estaba enamorada? –

– Con tu aspecto es facil llegar a esa conclusion. –

– Pues fijate que no. Estas muy equivocado, y ¿sabes que? Voy a quedarme aqui, y quiero un trago! –

– Hey señorita!! Tu no tomas!! No quiero andar de niñero si te emborrachas. –

– Alan, yo no me voy a emborrachar. –

– Asi dicen todas, y despues… Al suelo! –

– No digas boberias. Pideme un trago!! –

– Esta bien. Pero no digas que no te lo adverti!! –

Alan tiene razon, yo no tomo. Pero si me voy a quedar aquí necesito valor.

– Aqui tienes tu bebida, si no te la tomas no importa. No estas acostumbrada. –

– No soy una niña, mide tus palabras. –

– Vero, te conozco. No te hagas la dura conmigo, Ambos sabemos que tu nunca… ¿Que hiciste?-

– ¿Decias? Fondo blanco y todo… ¿Que tal? –

– Esto no me huele bien. –

– Quiero otro. –

– ¿Otro que? –

– Otro trago, vinimos a divertirnos, ¿verdad? –

– No de esa forma, el unico borracho divertido aqui soy yo!! –

– Pide otro, no te preocupes… Ya te demostre que puedo tomar. –

– Mira Veronica: Si este es un cochino truco para que te lleve a tu casa, estas muy mal. –

– ¿Un truco? ni siquiera había pensado en eso… –

– Bla, bla, bla… No importa entonces, no más licor por hoy!! –

– Disculpa, pero creo que ya tengo edad para decidir si puedo tomar o no. –

– Lo sé, pero tengo derecho de preocuparme por ti. –

– No te molestes, ya tengo padres…. MESERO!! –

Ya que Alan no me ayuda, me ayudaré sola. No puedo estar sobria si Diego me llega a hablar.

– Veronica, no sabia que tomabas asi… Vas a secar el bar… –

– ¿Y qué tiene de malo? Eso es ganancia.

– Palabras de alcoholica. –

 – Hey Alan, ¿no hay un karaoke por aqui? Quiero cantar un rato. –

– Ay Dios!! Vero, ¿Estas borracha? –

– Borracha no. Divertida Alan, Divertida… –

– Te dije que no tomaras tanto!! –

– No me regañes, ya mi mama se encargó de eso. Que si la uni, que si Andrea, que si los gastos…. Me tiene verde!! –

– ¿Qué te parece si te llevo a tu casa? –

– Ni se te ocurra, ¿Que dijiste hace una hora? Ahora es que queda dia… ¿como me voy a ir? –

– Veronica, ya es suficiente, parate que eres algo pesada y hay escaleras, no te puedo cargar. –

– Ok, ok… Alan ¿Quien es ese igualito a ti que me esta mirando? –

– Es mi hermano gemelo. Camina que no quiero que vomites aqui. –

– Yo no voy a vomitar. Nada mas estoy un poquito mareada. –

– Si, como no. Cuidado con las escaleras, baja con calma. –

– Alan, ¿Tu me quieres? –

– Si, veronica, claro que te quiero, camina! –

– Alan… ¿Te acuerdas cuando te orinaste mi sala en el cumpleaños de David? –

– Madre mia!! usted está grave… Camina un poco mas rapido. –

– Alan me siento mal… Llevame al carro. –

– No puedo, apurate que ya casi salimos de aqui. –

– Alan, ¿Tu me quieres? –

– Camina vero!! –

– No puedo. –

– Deja de hacer pucheros, yo te quiero, te adoro, pero no te desmayes aqui. –

– Alan, llevame. –

– Puchi, por favor. –

– ¿Puchi? Que bello!! te acuerdas de puchi. ¿Ves? ya me hiciste llorar –

– Ven, sube al carro, vamos a tu casa antes de que el fulano ese te vea asi. –

Anuncios

Read Full Post »

Sorpresa!!

Voy con Alan camino a no sé donde, se suponía que iríamos de compras, pero al parecer tuvo una mejor idea. Me dijo que se trataba de una sorpresa, y ojala me impresione, porque hoy nada me ha salido bien… 

De todas formas el lugar es lo de menos, dar una vuelta en su deportivo ya resulta sumamente divertido. Si mi papa anduviese de buenas conmigo, seguramente yo tambien andaria manejando un carro como este. Pero bueh, eso se lo debo a la estupida de Andrea.

Debería llamar a Oriana para ver como le fue en el partido, pero creo que lo haré mañana, no quiero que piense que estoy ansiosa por recibir noticias de Diego, aunque realmente si lo estoy…

– ¿Te bajas ó te bajo? –

– ¿Qué? ¿Ya llegamos? –

– Pues si señorita, y apúrese porque no tenemos toda la tarde… –

– ¿Qué es esto? –

– Es la octava maravilla del mundo!! El mejor lugar de toda la ciudad… –

– Jamás habia estado por aqui, y los mejores lugares los conozco completamente. ¿Esto es nuevo? –

– Pues si, y solamente ha sido descubierto por los buenos, los dueños no le hicieron mucha publicidad para que no se llenara de chusma, aca no puede entrar todo el mundo… –

– Es bueno saberlo, eso me garantiza que Diego no estará aqui… –

– ¿Quien es Diego? –

– Un idiota del que preferiría no hablar… –

– Bien, como quieras… ¿Entramos? –

– Claro, no te quedes atras… –

¿Es un sueño ó realmente estoy en el paraiso? No, si es el paraiso!! Hay que admitirlo, el buen gusto de Alan no se puede discutir. Me conoce demasiado bien, esto es exactamente lo que me hacía falta.

– Y bien, ¿Que tal? –

– Alan, esto es una maravilla!! Parece mentira, pero en toda la ciudad no hay un sitio parecido a este… Es un palacio!! ¿Como es posible que la gente sólo venga aqui a bailar y emborracharse? –

– Asi es el mundo, las personas adoran el lujo. –

– Si, ya veo… La decoracion playera está increible. –

– Y no has visto nada, la terraza es mil veces mejor. –

– Me imagino que un trago aquí es màs costoso que la nevera de mi casa… –

– Pues no, ¿Por qué crees que te dije que era la octava maravilla? –

– Te felicito. Me alegraste el dia. –

– Para eso estamos. –

A pesar de que este sitio es increible, me siento un poco mal… Afortunadamente no tengo esa cosa llamada conciencia, pero creo que me habría gustado hablar con Andrea un rato para ver qué tal está España… Hace tanto que no salgo del pais que ya ni siquiera recuerdo cuando fué la ultima vez que me subí a un avion…

– Mira!! ¿Aquella muchacha de alla no es Oriana? –

– ¿Cual? –

– Aquella, la que está con el tipo alto. –

– ¿Donde? –

– Alla, en la barra… –

– Ah, ya la vi… Si, es Oriana, y ese es su novio. –

– Pero miren a la muchacha!! Tan santa que parecia y esta con el novio metida en un bar… Ay, esa Oriana y sus cosas… –

– No te burles, nosotros tambien estamos aqui… –

– Pero no importa, nosotros no lo ocultamos. Somos alcoholicos y a mucha honra!! –

– Seh. Lo serás tu… –

– Bueno, vamos a la barra. Hay que agarrarla con las manos en la masa. –

– Ok, vamos… –

– ¿Y quien es ese tipo que llego con una cerveza? –

– No!! MALDITA SEA!! –

– Hey, Con calma! ¿Quien es ese? –

– ¿Podemos irnos ya? –

-¿Estas loca? Ahora es que queda dia!! –

– Entonces llevame a mi casa. –

– Ni muerto, esta muy lejos. Tu te quedas aqui.

– Gracias!! –

-Y entonces, ¿Que te pasa? ¿Ese tipo quién es? –

– Ese tipo es Diego!! De todos los lugares de la ciudad, me trajiste justamente a donde estaba el… –

– Ay papa… Ahora menos te llevo!! ¿Ese es el idiota? –

– Si!! Sacame de aqui. No puedo irme sola!! –

– Quedate!! ¿Le vas a huir? No seas cobarde… –

¿Ahora qué hago? ¿Le voy a huir otra vez? Maldita sea!!

Read Full Post »

– Hola hija, ¿cómo estas? –

– No muy bien, ¿qué hay de nuevo? –

– Nada. Sólo te llamaba para preguntarte a qué hora vienes hoy a la casa… –

– ¿Hoy? ¿para qué? –

– ¿Ya olvidaste que Andrea viene a la ciudad y hoy vamos a almorzar en familia? –

– Dios!! Lo olvide por completo… No puedo ir. –

– ¿Cómo que no? –

– No puedo. Tengo un compromiso importante. –

– ¿Y qué puede ser más importante que tu familia? Dime una cosa: ¿Cuanto tiempo llevas sin ver a tu hermana? –

– No sé. Creo que tres meses más o menos… –

– ¿Tres meses? No viene desde navidad!! –

– Tres, cinco, ocho… Es lo mismo. –

– Claro que no es lo mismo! No entiendo por qué no la quieres. Ella siempre se ha portado muy bien contigo. –

– Ella no es como yo. Es demasiado sentimental y manipulable. Además, su apariencia me enferma. No tiene ni siquiera la más minima idea de lo que es el buen gusto!! No la soporto. –

– Verónica, ella es tu hermana mayor. –

– Por cinco minutos, eso no es nada… –

– Fueron diez minutos… –

– Cinco, diez, veinte… Es lo mismo! ¿Cual es el drama? –

– No es posible que ni siquiera recuerdes eso. –

– Bueno, eso es para que tengas una idea de lo insignificante que resulta Andrea para mi. –

– Para ti podrá ser muy insignificante, pero ya casi culmina la carrera, y tú ni siquiera has ingresado a la universidad. –

– Eso es por culpa de mi papá… No sabes cómo me ha torturado ultimamente… –

– ¿Ahora qué paso? –

– Lo de siempre… Mami, deberias ver como vivo. Mi nevera y mi closet dan lastima. Ni siquiera he pagado el gimnasio. –

– ¿Y eso por qué? –

– Porque no tengo suficiente dinero. Apenas me alcanza para… –

– Para aparentar. Ni me lo digas, ya lo se… –

– ¿Aparentar qué? Tengo todo lo que puedo pagar. –

– Pero vives de apariencias. Nada mas recuerda lo que dijste de tu hermana. No la soportas porque no se viste ni gasta como tu –

– Eso no es verdad. No la soporto porque es extraña. No le gustan las fiestas, las vacaciones, los autos… Ni siquiera le gustan los chicos!! –

– Ella tiene otras prioridades –

– ¿Ahora le llaman prioridades a NO VIVIR? –

– Piensa lo que quieras. Ella ha aprovechado mejor su vida. –

– Pues no. En unos años será una doctora, (Porque para colmo estudió lo que mi papa quiso) Trabajará en un ambulatorio rodeada de marginales y con suerte se casará con un perdedor sin empleo. ¿Esa es la vida que todos deberian tener? –

– ¿Y qué habras hecho tu para ese momento? –

– Comenzar a estudiar COMUNICACION SOCIAL. ¿Entiendes? –

– No muy bien. Dudo mucho que llegues a servir para algo. –

– ¿Ves? por eso no soporto a ninguno de ustedes. Algun dia te voy a demostrar a ti y a mi papa que puedo llegar mucho mas lejos de lo que ustedes piensan. –

– Bueno, avisame cuando comiences a hacerlo. Si no quieres a tu propia familia dudo mucho que puedas tomarle cariño a alguna otra cosa. Adios. –

– Ok. Bendición. –

– Dios te bendiga. Cuidate mucho hija! Y deja de andar pensando en tonterias… Has algo! –

…¿Y ahora que demonios hice para que mi mamá piense asi de mi? Tengo 19 años, apenas comienzo a vivir. Ya tendré tiempo de comenzar a estudiar. Pero ella si tiene razon en algo: No quiero a casi nadie, mucho menos a Diego…

Diego, Diego… ¿Por qué sigo pensando en ese idiota?

El amor no sirve para nada.

Read Full Post »

El sindrome post-diego

Realmente no tengo mucho que decir…

– ¿Como has estado? – Me escribió Alan en un mensaje que acabo de recibir…

– Muy bien, todo bien –

Si, como no… Ni siquiera tengo el valor de confesarle a mi amigo de todo la vida lo extraña que me siento despues de haber visto a Diego hoy. Pero, ¿Qué tuvo de especial? No mantuvimos una conversación (ni siquiera la iniciamos) y sólo pude verlo de lejos algunos minutos… ¿Qué fué lo que me afectó tanto? El hecho de que sea un mujeriego de quinta no puede ser, eso lo he sabido siempre… Pero hay algo que me tiene descontrolada, y estoy convencida de que no se debe al ayuno.

Estoy experimentando el sindrome post-diego otra vez… Sí, es algo que me pasa cada vez que lo veo. De una u otra forma no soy la misma. Eso no es normal, pero no puedo evitarlo, y tampoco puedo contarselo a nadie… Si lo hago todos pensarian que lo amo como una estupida, y no es asi. Me gusta, y  lo admito. Pero amor es una palabra que no esta en mi diccionario, ademas siempre he dudado de la existencia de esos sentimientos tan cursis, al menos en mi. Nunca he amado a alguien aparte de mi misma, y siempre lo he dicho, el amor es para los idiotas que no tienen alguna otra forma de malgastar su tiempo. El amor es para mantener los ingresos de las floristerias, las ventas de chocolates y ositos de peluche… Es algo demasiado comercial, como la navidad ó el dia de las madres, curiosamenete esos dias siempre queremos más a la gente… El amor no tiene originalidad, solo tiene muchas influencias de terceros.

Admiro a quienes pueden decir con su frente en alto que estan enamorados, yo nisiquiera pienso que eso pueda existir…

Estoy ofuscada, necesito relajarme y pensar en otra cosa, distraerme… Ya se!! Me iré de compras, eso me encanta! Voy a pedirle a Alan que me acompañe, despues de todo, ese encuentro no me va a amargar el dia.

¿Y el sindrome post-diego? Creo que lo podré superar.

Read Full Post »